Influencia de la uniformidad de las reproductoras sobre la performance productiva


 

La uniformidad es un parámetro muy importante que debe ser evaluado semanalmente durante la fase de levante de las pollas. Para el cálculo de este indicador se considera el número de pollas que se encuentra más menos (+/-) 10% del peso, con esto se establecen los rangos mínimos y máximos. Las aves que están dentro de estos rangos son las que determinan el porcentaje de uniformidad de la muestra y/o de la población.

La uniformidad determina la variación del peso corporal y es una manera fácil y práctica para evaluar el desempeño del crecimiento de un lote de reproductoras pesadas. El índice de uniformidad del peso corporal, es el factor más importante y determinante para poder obtener resultados homogéneos en el período de producción de huevos incubables, en el rendimiento de incubación y en la variabilidad de los pesos para el mercado de los pollos de engorde. Aunque la dispersión de los pesos también puede ser expresada como coeficiente de variación, este parámetro se debe correlacionar con la uniformidad, porque considera los valores extremos de la muestra evaluada e indica que tan variable y extremos se encuentran los pesos de las aves monitoreadas. Es importante asegurar un menor coeficiente de variación en las primeras 12 semanas de vida de las pollas, pues a dicha edad se ha formado casi el 95% del sistema óseo, es decir estamos hablando de coeficientes de variación que fluctúan entre 5.5 a 6.5%. Estos niveles aseguran buenos índices productivos en términos de pico de producción de huevos, persistencia de postura, calidad de cáscara y viabilidad en la etapa de postura.

El fijar objetivos de peso y uniformidad en las etapas de crecimiento de las pollas ayudarán a direccionar mejor los resultados finales en la relación tamaño: peso corporal. En el cuadro adjunto se puede apreciar los niveles de uniformidad y coeficientes de variación a ser alcanzados en dichas edades de evaluación, así como se puede observar la relación estrecha entre ambos indicadores. Asimismo, para obtener una buena uniformidad de los pesos corporales es importante contar con un buen nivel de oscurecimiento en la fase de levante (intensidad de 1-5 Lux), con el objetivo de asegurar también la uniformidad a la madurez sexual, es decir al final de la fase de recría o levante.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.